Borrador_

Armonía entre los espacios arquitectónicos (de naturaleza “artificial”) y aquellos entornos que nunca antes se había visto sujetos a un intervención por parte del ser humano.

La investigación versa principalmente sobre cómo es posible llegar a conseguir instaurar una cierta arquitectura en un cierto emplazamiento, en el cual nunca antes se había actuado, causando el menor impacto posible, o incluso conseguir que ese impacto sea nulo.

 

La problemática reside en los elementos que causaron una herida en el paisaje, desvirtuando las cualidades del lugar.

Existen ciertos lugares del territorio que se vieron afectados por la implementación de arquitecturas irrespetuosas con el medio, mermado así las condiciones de ese entorno. Ya sea mediante la construcción de una vivienda aislada en pleno parque natural, o la apertura de la un explotación de canteras, muchos parajes sufrieron en su día una grave herida, la cual perdura hoy, e incluso ésta se va haciendo mayor con el paso del tiempo.

 

Devolver al entorno aquello que se le ha arrebatado al imponer cierta arquitectura.

Al imponer estas obras en este tipo de medios, en la mayoría de los casos se ‘sustraen’ aquellas condiciones que caracterizaban ese lugar. Por tanto, creo que es necesaria, mediante un tipo de procesos u otros, la devolución a ese entorno de todo aquello que se le arrebató en su día. Estos procesos se pueden materializar mediante la reutlización de materiales, la reforestación, la autónoma producción de recursos, etc.

 

Percepción de la vivienda como un elemento vivo. Relación entre arquitectura y naturaleza mediante la solidarización con ésta.

Para conseguir lo anteriormente expuesto, deberemos tratar a esas arquitecturas como un elemento vivo más, perteneciente al ecosistema en el que se encuentra. Estos elementos, al encontrarse en deuda con el entorno, se tendrán que solidarizar con el medio, creando un vínculo muy estrecho entre ellos.

 

Cada uno de los elementos que pertenecen a esa arquitectura, tiene que estar perfectamente relacionado con el siguiente, y todo ellos con el entorno, formando así una composición armónica, un sólido común.

Todo elemento tiene su función. Y esta función es muy importante para el resto de ellos. Del mismo modo que los sistemas biológicos, en los cuales varios órganos trabajan en conjunto para cumplir alguna función fisiológica en un ser vivo, en estas arquitecturas todos los elementos que la formas son de vital importancia, y todos ellos con el entorno. Cada uno de ellos tiene su función definida, permitiendo así el correcto funcionamiento del engranaje.

 

Relación íntima entre exterior e interior, desdibujando los límites entre el objeto y el entorno.

Desdibujar los límites entre el interior y exterior, significa desdibujar los límites de esa herida. El cicatrizante actúa desde el interior hacia el exterior, y nunca de manera inversa. Mediante la intervención se consigue que interior y exterior no sean términos antónimos, sino que desde interior se tenga la percepción de un lugar abierto, luminoso, y desde el exterior no se aprecie como un recinto, un continente, sino como una continuación del entorno.

 

‘Reorientar’ el objeto arquitectónico de modo que esta nueva orientación tenga que ver con las condiciones en las que se encuentra.

La ‘reorientación’ tiene como fin un mejor aprovechamiento tanto de las condiciones de soleamiento, como las de sombra, en incluso la de refrigeración, como lo puede ser el ‘efecto cueva’ en algunos casos. De esta manera se ayuda a conseguir temperaturas óptimas en todas las épocas del año.

 

Tanto los recorridos que se dan en el interior como el programa vendrán definidos por el mejor aprovechamiento de las condiciones del lugar.

El programa viene dado por una distribución marca por aprovechamiento de las condiciones del entorno. La orientación de ciertos espacios, su altura, su posición subterránea o sobre rasante, la recogida del agua de lluvia, el aprovechamiento de la energía solar, el viento, etc., es decir, todas las condiciones que caracterizan al entorno, definen el desarrollo de vivencia de estos espacios y marcarán el lugar en el que se encuentran y cómo se llega a ellos.

 

‘Reutilización’ de materiales en la reconstrucción de estos objetos.

El empleo de materiales residuales extraídos de la zona, los cuales supongan un beneficio para el entorno, los que ya hayan sido empleados en actuaciones anteriores, o aquellos que sean de nueva fabricación pero aportan notablemente a la sostenibilidad del conjunto, son los únicos que tienen cabida en este tipo de intervenciones.

 

La envolvente como receptor de las cualidades del entorno, aprovechándolas para transformarlas en forma de recursos, energía y confort.

La envolvente juega un papel muy importante en toda esta investigación, ya que es la piel exterior, la que están en contacto directo con el entorno, y en este caso, la encarga de aprovechar todo aquello que le ofrece y transformarlo en recursos que ayuden al desarrollo tanto de la vivencia en el interior, como al desarrollo del medio en el que se encuentra. Mediante el empleo de vidrios fotovoltaicos se consigue aprovechar la energía solar transformándola en otros tipos de energía o ayudando a la producción de agua caliente. La recogida del agua de lluvia también es un factor importante que depende de la envolvente, y se aprovechará ese agua tanto para el consumo como para la manutención el entorno. La envolvente permite también la entrada o no de luz en a través de ciertos puntos, aprovechando de la mejor manera en el interior las horas de luz.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s