Abstract_

La investigación llevada a cabo versa principalmente sobre cómo se pueden llegar a conseguir espacios arquitectónicos que, siendo éstos de naturaleza artificial, se mantengan en armonía especialmente con aquellos entornos que nunca antes se habían visto sujetos a una intervención por parte del ser humano.

Realmente, la problemática reside en aquellos elementos arquitectónicos que fueron instaurados en cierto punto del territorio y que causaron, por una u otra razón, una grave herida en el paisaje, desvirtuando por distintos motivos las cualidades del lugar.

Por tanto, la metodología a seguir tiene que ver con la actuación sobre aquellos objetos que son culpables de ese deterioro del medio, a través de una serie de medidas que pueden ser tangibles, pero también pueden no serlo.

En este proceso, en el que se intenta devolver al entorno aquello que se le ha arrebatado al imponer cierta arquitectura, intervienen factores como la armonía que se deberá mantener entre el objeto y el medio. Cada uno de los elementos tiene que estar perfectamente relacionado con el siguiente, y éstos con el exterior, de manera que se llegue a conseguir una composición armónica en su totalidad. Esta relación entre cada uno de ellos, tendrá que verse reflejada también en el espacio interior y exterior, ya que al formar todo el conjunto un sólido común, ese límite deberá quedar desdibujado mediante la intervención.

De forma más concreta, cabe decir que los materiales empleados, la orientación, la definición de los recorridos y el programa y la envolvente del objeto, juegan un papel fundamental en la consecución de esta meta, ya que concretamente ésta última actuará como receptor de esas cualidades del entorno y las aprovechará para transformarlas en forma de recursos, energía, confort, y otras  características que articularán el nuevo uso del objeto arquitectónico tratado, intentando conseguir con estas medidas una arquitectura más acorde con lo existente.

 

Adrián Ferrándiz Candalija.

Escrito_X

Encontrar a los miembros más indicados para formar parte de mi entorno profesional no fue tarea ni mucho menos fácil. Al principio me dediqué a buscar información que me interesaba y tenía que ver con los intereses de mi proyecto, y de ahí derivar a esa gente que habla o hablaba de esos temas, con mayor o menor fortuna.

Tenía claro que para definir mi entorno no bastaba simplemente con buscar a esos individuos que se limiten a dar su opinión y a mí esa opinión me sirva como información para seguir desarrollando el proyecto. Tenía que ser gente que realmente me proporcionara un soporte en el que poder apoyarme de forma indefinida. Gente que se involucra en la causa; que busquen todos los canales posibles para difundir la información que poseen ya que consideran que puede ser de utilidad a otros muchos; que faciliten el acceso a ese conocimiento y den pie al involucramiento de todo aquel que quiera aprender y que considere que él mismo puede aportar algo más.

Ignacio Fernández Solla es arquitecto por la Universidad Politécnica de Madrid, profesor en numerosas universidades y ha colaborado con numerosos estudios. Lo que más me llamó la atención fue su afán por difundir su conocimiento y ponerlo al servicio de los demás, ya sea a través de su blog (http://facadesconfidential.blogspot.com.es), o en congresos (https://www.youtube.com/watch?v=MPbGntw8oIc), o mediante publicaciones (http://books.google.es/books/about/La_Envolvente_fotovoltaica_en_la_arquite.html?id=Gpwzi3zgoUMC&redir_esc=y) y artículos.

Ignacio encaja perfectamente con la descripción antes hecha de aquellos individuos que serían ideales para formar parte de mi entorno profesional. Considero que de él puedo aprender todo aquello que tiene que ver sobretodo con las envolventes fotovoltaicas, ya que debido a su trayectoria ostenta conocimientos me han ayudado a clarificar muchos aspectos del proyecto que no sabía cómo manejar.

Admiro cómo, a pesar de que su carrera se ha visto en constante crecimiento, sigue teniendo esa inquietud por compartir aquella información que él considera que puede ser relevante para sus pares, en multitud de soportes distintos. Él mismo expresa que está disponible para cualquier consulta, de cualquier tipo, y se muestra dispuesto a generar conversaciones que aporten algo al entorno.

Pienso que el trabajo que desarrolla Ignacio es muy importante tanto para el entorno al que forma parte como para aquel que no, ya que formar parte de él es mucho más fácil gracias a su labor. Puedes nutrirte de toda esa información que pone a tu alcance, de manera fácil e intuitiva, lo cual viene acompañado, como es mi caso, de hacerle llegar ese feedback.

Verme involucrado en su entorno me ha servido para definir mucho más mi posición ante mi proyecto, tener una opinión más cualificada y me ha animado a seguir investigando caminos o ramas que nacen a partir de los temas tratados con anterioridad.

 

Adrián Ferrándiz Candalija.

 

Bibliografía:

 

  • “Façades confidential”. Stories about façade design, technology, materials, history and performance. From architecture to building envelope physics to maintenance to you name it… Plus lists of façade consultants and façade contractors around the world. Ignacio Fernández Solla. http://facadesconfidential.blogspot.com.es
  • Ignacio Fernández Solla, Nuria Martín Chivelet, 2007. La envolvente fotovoltaica en la arquitectura: criterios de diseño y aplicaciones. Barcelona: Editorial Reverté.

 

 

Escrito_IX

Nunca es tarea fácil elegir cómo vamos a nombrar a cualquier cosa, por muy insignificante que sea. Ahora bien, pienso que si se ha tomado la decisión de darle un nombre a algo, es porque realmente existe un estrecho vínculo de unión entre nosotros y ese algo. Existen momentos en los que el elegir un nombre a priori es algo que debemos hacer de forma obligatoria, en un determinado periodo de tiempo, por ejemplo cuando se tiene un hijo, ya que se tiene que tomar esa decisión para que se vea reflejado el mismo en el libro de familia y demás documentos. Por otro lado, a veces elegimos darle un nombre a algo que consideramos muy cercano, muy personal, y la forma de reflejar ese apego es dotar a ese objeto de un nombre, para que de esa forma parezca que pase a tener mayor entidad que por sí solo.

Todo ello, expuesto desde mi punto de vista personal, se completa con un tercer caso. Este tercer caso hace referencia a aquellos supuestos en los que dotar de un nombre a algo, supone, entre otras muchas cosas, ayuda a entender la esencia del mismo. Ayuda a comprender ciertos aspectos que para nosotros son importantes de recordar por cualquier motivo. Ayuda a dejar en evidencia aquellas cosas de las que es capaz ese objeto, para qué sirve, cómo funciona.

Por tanto, pienso que a la hora de poner nombre a la casa para María Langarita, debo tener presentes todos esos aspectos que tienen que ver con el tercer caso. El proceso de elección de ese nombre está dando lugar a la puesta en crisis de aspectos que había dado por supuestos hasta ahora. Me ha llevado a cuestionar de qué manera se va a poder habitar la vivienda, o cómo se va a poder construir.

Son muchos los candidatos entre los que tengo que elegir para darle un nombre único a la casa. Son nombres que tienen que ver con la capacidad que tiene la casa de mantenerse en armonía con el entorno; con la composición del conjunto, en el que todo tiene que estar perfectamente relacionado; con el predominio de lo útil frente a lo meramente ornamental; con el comportamiento de acuerdo con el entorno; con el aprendizaje del medio en el que se instaura; con el desarrollo desde el interior hacia el exterior; con el paso del tiempo; con la diferencia térmica; con el agua y con la luz.

La totalidad de ellos, son nombres que sacan a la luz aspectos intrínsecos de la casa, que la definen de forma global, pero también de forma específica. La casa mimética. La casa aprendiz. La casa diligente. La casa eficiente. La casa armónica.

Son nombres que reflejan aquello de lo que es capaz la casa, pero también son el resultado de un proceso de trabajo, y ayudan a seguir el camino, gracias a nuevas condiciones, quizás no de manera explícita, que aportan al desarrollo de casa.

 

 

Adrián Ferrándiz Candalija.

Escrito_VIII

Existen muchos aspectos del proyecto que se ven afectados, en mayor o menor medida, por alguna normativa, reglamentación o ley, la cual ayuda a definir cada uno de estos aspectos.

Estas normativas pueden comprender desde la dotación de una estructura urbana al territorio, proteger los valores del medio ambiente, o incluso regular las condiciones básicas que garanticen un desarrollo sostenible, competitivo y eficiente del medio urbano.

A la hora de llevar a cabo un proyecto como el de la casa para María Langarita, se tienen que tener en cuenta tanto este tipo de normativas como aquellas que afecten a aquellos aspectos que son más singulares en nuestro caso en particular, como lo son aquellas normas que regulan la construcción sobre algo ya existente, o aquellas que regulan la generación fotovoltaica, las cuales marcarán, de alguna manera, las pautas a seguir a la hora de cómo producir esa energía, y el cómo usarla en caso de que esté permitido.

En primer lugar, he tenido en cuenta que en el lugar de implantación de la casa, Lozoya, existen desde 1985 las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal, las cuales intentan desde entonces estructurar el territorio de la manera más coherente posible teniendo en cuenta la situación actual del territorio en cada momento, protegiendo a su vez aquellos valores del medio ambiente que se consideran importantes para el término municipal.

En estas normas quedan definidos los usos para cada uno de los tipos del territorio, lo que sirve para identificar el tipo de uso que afecta al solar donde se encontrará la casa, y por tanto, condiciona la denominación que habrá que darle al proyecto ya que, en algunos casos no se permite el uso de vivienda. Se fijará pues, un uso que no sea el de vivienda, pero que permita que un individuo habite ese espacio, ya sea a través de vínculos comunitarios como se enuncia en las normas, o buscando algún resquicio en la definición de estos usos.

Un aspecto muy importante a tener en cuenta, es la construcción que ya existe en el solar, la cual se ve afectada, quizás en la mejor expresión de la palabra, por la la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, la cual tiene por objeto la regulación de las condiciones básicas para garantizar un desarrollo sostenible, competitivo y eficiente del medio urbano mediante el impulso de actuaciones que fomenten la rehabilitación de edificios, eliminando esas trabas que a día de hoy existen.

Aquí el proyecto se ve respaldado por esta ley, ya que ambos tienen el fin común de fomentar la calidad, la sostenibilidad y la competitividad tantos de los edificios como del suelo, modificando incluso normas actualmente en vigor. La idea de rehabilitar la depuradora, o incluso cambiar su emplazamiento a uno más eficiente y darle un nuevo uso a su ubicación actual debido a su débil funcionalidad, seguridad y habitabilidad se ve identificada en esta ley, convirtiendo el proyecto en algo realmente viable.

Por otra parte, el empleo de un vidrio fotovoltaico que envuelve parcialmente a la casa, supone una generación de energía que contribuye a que la vivienda se abastezca por sí misma en distintos campos, como en el de la calefacción, electricidad, etc. El autoconsumo de energía fotovoltaica, el cual se puede complementar con el balance neto, el que permite compensar el consume de electricidad de la vivienda mediante lo que la propia vivienda genera. En nuestro país todavía no ha sido todavía regulado, por tanto, todo aquello que sea generado por la vivienda será consumido por ella misma para cubrir distintas necesidades. Todo ello ayuda a seguir avanzando en el diseño de esa piel que va a ayudar en el desarrollo de la habitación en la vivienda.

 

Adrián Ferrándiz Candalija.

 

Bibliografía:

– Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal, Lozoya, 1985.

– Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas.

– Real Decreto-ley 2/2013, de 1 de febrero, de medidas urgentes en el sistema eléctrico y en el sector financiero.

– Ley 15/2012, de 27 de diciembre, de medidas fiscales para la sostenibilidad energética.

– Real Decreto-ley 1/2012, de 27 de enero, por el que se procede a la suspensión de los procedimientos de preasignación de retribución y a la supresión de los incentivos económi cos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos.

– Real Decreto 1699/2011, de 18 de noviembre, por el que se regula la conexión a red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia.

– Real Decreto-ley 14/2010, de 23 de diciembre, por el que se establecen medidas urgen tes para la corrección del déficit tarifario del sector eléctrico.

– Real Decreto 1565/2010, de 19 de noviembre, por el que se regulan y modifican determi nados aspectos relativos a la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial.

– Real Decreto-ley 6/2009, de 30 de abril, por el que se adoptan determinadas medidas en el sector energético y se aprueba el bono social.

– Real Decreto 1578/2008, de 26 de septiembre, de retribución de la actividad de produc ción de energía eléctrica mediante tecnología solar fotovoltaica.

– Real Decreto 661/2007, de 25 de mayo, por el que se regula la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial.

Legal o ilegal

Desde 1985, en Lozoya se aplican unas Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal, las cuales incluyen desde la ordenación del territorio hasta Planes Parciales, Planes Especiales de Reforma Interior y la propia Clasificación del Suelo.

Como se indica en la normativa, los objetivos de la misma no son otros que: dotar al término de una estructura urbana del territorio (lo más coherente posible en función de su situación actual), y proteger los valores del medio ambiente, el cual consideran como uno de los valores más importantes que tiene el término municipal de Lozoya.

Norm

En su capítulo 3, se exponen las Normas Generales, clasificación y usos del suelo, y usos y condiciones generales de la edificación. En este capítulo se indican la definiciones para cada uno de los distintos usos, y aquí es donde podemos hacer una interpretación propia de los mismos para buscar, de algo manera, algún resquicio que pueda beneficiar al proyecto o que, simplemente, lo haga viable.

Según esta normativa, el uso de vivienda queda definido como: “aquel que atiende al alojamiento permanente de las personas.” y, además, toda vivienda, para que quede definida como tal, deberá tener un programa mínimo, el cual se compondrá por “como mínimo de cocina, estar-comedor, un dormitorio de dos camas y un cuarto de aseo con ducha, lavabo e inodoro.

En el apartado siguiente, habla de otro uso distinto, el de residencia, el cual queda definido como: ”el que atiende al alojamiento comunitario, no familiar, de las personas. Normalmente los alojados tienen el carácter de permanentes y realizan de alguna manera la vida con vínculos comunitarios.” Aquí, existe una pequeña diferencia con respecto a la definición anterior, la cual se puede utilizar a favor del proyecto, pero antes habrá que hablar del uso de la parcelo donde se encontrará la casa de María.

Actualmente, como se aprecia en el mapa, existe una infraestructura, más concretamente, una depuradora de agua. Ésta se encuentra muy alejada de la Estación de tratamiento, lo cual no es beneficioso para un buen rendimiento de las instalaciones. Como ya se vio antes, lo que se propone es darle un nuevo uso a la depuradora, trasladando la actual a una nueva y mejor ubicación, disminuyendo también, gracias a la actuación, el impacto que creó en su día en el paisaje el hecho de colocarla allí.

ORTO_50CM_2009_SIGI_URB_SIOSE_POLIGONOS_09 copia

Por tanto, el uso actual, según la normativa, es el de “Uso para servicios urbanos”, que es el que “corresponde a las instalaciones locales o edificios destinados a albergar actividades propias de los servicios públicos urbanos, tales como mataderos, depósitos de agua, etc.”

Al no permitirse el uso de vivienda en terreno no urbanizable, probablemente la solución para la implantación de la casa de María en este entorno, pase por mantener el uso que actualmente tiene ese suelo, teniendo que cumplir con la definición de uso para servicios urbanos, pudiendo albergar ciertas actividades que puedan ser propias de los servicios públicos urbanos.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que existe una construcción existente, y de algún modo, se va a trabajar sobre ella. La ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, tiene por objeto regular las condiciones básicas que garanticen un desarrollo sostenible, competitivo y eficiente del medio urbano, a través del impulso de actuaciones que fomenten la rehabilitación de edificios, eliminando trabas actualmente existentes y creando mecanismos específicos que la hagan viable y posible.

Unos de los objetivos prioritarios de esta ley es fomentar la calidad, sostenibilidad y competitividad tanto de los edificios como del suelo, modificando incluso normas actualmente en vigor, con el fin de eliminar aquellos obstáculos que impiden alcanzar esos objetivos.

En este caso, alego que en este caso en particular, existen insuficiencias o degradación de los requisitos básicos de funcionalidad, seguridad y habitabilidad de la edificación (depuradora), y por tanto, procede una rehabilitación de la misma a través de mi proyecto.

Por otra parte, en cuanto a la legislación que atañe al empleo de la energía que proviene de energías renovables, en este caso la fotovoltaica, existen varias normas que regulan tanto la cantidad de energía que puede producir, la que se puede consumir, el cómo se tienen que disponer los elementos generadores de energía, etc. Ahora bien, al no estar todavía definido cómo se van a disponer estos elementos, se procederá a la indagación de estas normas para, de alguna manera, encontrar el camino para el correcto usos de los mismos.

Las principales leyes que regulan la generación fotovoltaica son las siguientes:

– Real Decreto-ley 2/2013, de 1 de febrero, de medidas urgentes en el sistema eléctrico y en el sector financiero.

– Ley 15/2012, de 27 de diciembre, de medidas fiscales para la sostenibilidad energética.

– Real Decreto-ley 1/2012, de 27 de enero, por el que se procede a la suspensión de los procedimientos de preasignación de retribución y a la supresión de los incentivos económi cos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos.

– Real Decreto 1699/2011, de 18 de noviembre, por el que se regula la conexión a red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia.

– Real Decreto-ley 14/2010, de 23 de diciembre, por el que se establecen medidas urgen tes para la corrección del déficit tarifario del sector eléctrico.

– Real Decreto 1565/2010, de 19 de noviembre, por el que se regulan y modifican determi nados aspectos relativos a la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial.

– Real Decreto-ley 6/2009, de 30 de abril, por el que se adoptan determinadas medidas en el sector energético y se aprueba el bono social.

– Real Decreto 1578/2008, de 26 de septiembre, de retribución de la actividad de produc ción de energía eléctrica mediante tecnología solar fotovoltaica.

– Real Decreto 661/2007, de 25 de mayo, por el que se regula la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial.

Adrián Ferrándiz Candalija.

Materialidad_

Vidrio fotovoltaico

La empresa consultada, T-Solar, ha desarrollado un vidrio fotovoltaico diseñado específicamente para sustituir elementos constructivos tradicionales como los muros cortina, tejados, etc., y además de ofrecer las mismas funciones que éstos, aporta la capacidad de generación de energía eléctrica, contribuyendo al cumplimiento de los requerimientos impuestos por el Código Técnico de la Edificación.

De esta manera, mediante la generación de energía eléctrica a través del aprovechamiento de la luz solar, se crea un vínculo más íntimo entre aquello que recibimos de la naturaleza y el uso posterior de le damos.

19

Muchas de las propiedades y características de este material son más que adecuadas para su implantación en la investigación, aunque existen cierto aspectos, como el de la transparencia, que habría que revisar y mejorar para su implementación en el proyecto.

Una de las propiedades que más me interesa es la capacidad que tiene este material para regular la carga térmica de la vivienda, suponiendo un descenso en las necesidades de implantación de sistema tanto de calefacción como de refrigeración.

art14_img11

A partir de la elección de este material o, más bien, de algunas de las propiedades de éste, mi investigación se va a centrar en cómo, gracias a estas propiedades, se pueden desarrollar espacios que se vean condicionados por el entorno.

Una manera de volverle a la naturaleza aquello que le quitamos, sería aprovechar la energía de sol para transformarla en energía que va a ayudar a la vivienda a valerse por sí misma.

Ahora bien, también existen otros factores como lo son la lluvia, o el viento, los cuales juegan un papel muy importante y deberán ser tratados como actores principales a lo largo de mi investigación.

Adrián Ferrándiz Candalija

Materialidad

Escrito_VII

No fue nada fácil elegir un material en concreto con el que poder trabajar. Éste debería cumplir la mayor cantidad posible de las necesidades del proyecto y además cumplir ciertas premisas que se han ido estableciendo tras el paso de las semanas.

 

Ya que el diseño de la casa tiene mucho que ver con las condiciones del entorno en el que se instaura, este material, el cual va a ser predominante a lo largo de toda la casa, deberá adecuarse a este entorno, ser capaz de analizar las condiciones del lugar, e intentar mimetizarlas para que exista una relación solidaria entre ambos, es decir, el material deberá devolver a la naturaleza todo lo que le ha quitado durante su proceso de fabricación mediante fórmulas que más adelante veremos.

 

Llegué a la conclusión de que el material más maleable y al que más condiciones se le puede interponer es el vidrio. Esto es debido a la cantidad de procesos que existen para tratarlo y así cambiar drásticamente sus propiedades. Existen procedimientos que facilitan que éste sea sensible a la temperatura, a los rayos del sol, a los cambios de la presión atmosférica,…, incluso existe un tipo de vidrio fotovoltaico diseñado específicamente para una integración arquitectónica con el fin de, a través de él, generar energía limpia y sostenible.

 

Esta vía, en la que entra en juego el aprovechamiento de las condiciones del entorno para el desarrollo de la vivienda, se va a convertir en el modo de actuación. Conseguir gracias a la modificación de las propiedades de los materiales (concretamente del vidrio), ya sea de forma natural mediante cambios bruscos de temperatura, lluvia, soleamiento, viento, etc, o de forma artificial, mediante algún tipo de tratamiento que aporte cierta variación en sus propiedades.

 

En este tipo de material se ven reflejados de alguna manera los aspectos más importantes del proyecto, y considero que gracias a mi investigación va a ser posible desarrollar una arquitectura solidaria y respetuosa con el medio, a través del uso del vidrio como elemento de relación entre el artefacto y el medio. Convertir a éste en elemento protagonista del proceso de retornar al entorno aquello que le estamos quitando a través de la implantación del artefacto.

 

Adrián Ferrándiz Candalija.

Escrito_VI

Sea cual sea el cometido al que me enfrente, ya sea algo tan sencillo como explicarle a alguien cómo llegar a un lugar en concreto, o algo que no lo sea tanto como intentar que mi hermano comprenda un ejercicio de matemáticas, la técnica que empleo y en la que me encuentro más cómodo es el dibujo a mano.

 

En el diseño de la casa para María Langarita esta herramienta ha sido de vital importancia en el desarrollo del proyecto ya que es la manera en la más directamente puedo plasmar mis ideas. De hecho, la semana anterior quizás no dediqué el tiempo suficiente al dibujo a mano y empecé a dibujar muy rápidamente con el ordenador, que por otra parte era el enunciado del curso, pero fui consciente de que el resultado obtenido no era el más adecuado y quedaron muchos aspectos sin tratar que el dibujo a ordenador no me permitió trabajar.

 

Todo aquello que presuntamente había quedado en el tintero la semana pasada, esta semana lo he podido tratar de una forma más detalla gracias al dibujo a mano. Pero no todo aquello que se está tratando, por el mero hecho de que la herramienta empleada sea el dibujo, tengan que ver solo con el hecho formal, sino que va más allá. La orientación, las condiciones climáticas del entorno, transparencias, ambientes…,etc. Todo aquello que en principio parece intangible, gracias al dibujo a mano se pueden plasmar en una hoja en blanco. 

 

Creo que existe una relación directa entre lo que cada uno de nosotros tenemos en mente y la forma que tenemos de explicarlo. Para mí, esa relación se materializa en un lápiz. El movimiento tan libre que te permite el lápiz ayuda a que las ideas fluyan de manera más eficaz que, por ejemplo, con el dibujo asistido por ordenador. La rigidez que suponen los programas de dibujo informatizado enfatizan los pensamientos canónicos y, de alguna manera, estrechan el cerco a tus ideas obteniendo resultados básicos y generalistas. Por poner otro ejemplo, pienso que existe cierta analogía en el uso de los sistemas GPS ya que, recuerdo que antes de usarlos, era capaz de recordar el nombre de muchísimas calles y mi capacidad de orientación era mucho mayor. Desde que uso estos sistemas, siento que esas facultades de orientación han menguado, y pienso que es simplemente por el hecho de seguir unas órdenes con el fin de llegar a un destino, sin importar el cómo y sin cuestionar siquiera si son correctas o no.

 

Alguien del que he podido aprender mucho, en lo que se refiere a este aspecto en particular del dibujo a mano, es del arquitecto Alfonso Navarro. Él siempre ha defendido que “un arquitecto debe saber dibujar. El arquitecto que no sabe dibujar lo deja plasmado en cada una de sus obras en forma de errores”. Él defiende que gracias al dibujo a mano, uno es capaz de definir todos y cada uno de los aspectos que definen la obra arquitectónica. 

 

El hecho es que el dibujo a mano alzada me permite canalizar todo aquello que quiero que se vea reflejado en el proyecto, de una manera más directa y precisa que con cualquier otro medio.

 

 

Adrián Ferrándiz Candalija.

 

 

Bibliografía:

 

Alfonso Navarro Guzmán, arquitecto. http://www.alfonsonavarro.com